Historia de los suplementos alimenticios

Historia de los suplementos alimenticios

Breve historia de los suplementos alimenticios

historia de los suplementos alimenticios
La historia de los suplementos alimenticios es tan extensa como la propia humanidad. Actualmente los encontramos a nuestra disponibilidad en diferentes mercados y orientados a una multiplicidad de fines: aumentar la energía y la vitalidad, promover la salud de la piel con ingredientes como el colágeno, acompañar rehabilitaciones y tratamientos prolongados, reforzar el sistema inmunológico, satisfacer necesidades nutricionales específicas y aportar una mayor calidad a la alimentación diaria. En este nuevo artículo de Aleria, nos remontamos a los inicios de los suplementos dietarios para comprender sus usos primarios y reconocer a los actores sociales que participaron de su creación.

Primeros registros

origen de los suplementos alimenticios

Los suplementos alimenticios son productos orientados a complementar la ingesta dietética total, sin representar una sustitución de un alimento o la fuente única de nutrientes del consumidor. De acuerdo con la Ley General de Salud, los mismos son formulados a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o no, con vitaminas y minerales.

Existen registros históricos de suplementos alimenticios, fundamentalmente elaborados a base de hierbas, que eran utilizados en la antigüedad como antisépticos y cicatrizantes, así como para tratar afecciones tales como el catarro. Estos se encontraban en forma de cataplasma (una pasta blanda que se extiende entre dos gasas y se aplica sobre una zona del cuerpo con fines curativos), polvos y colirios o gotas para los ojos.

Si nos remontamos a la Edad Media, encontramos que los suplementos se incorporan a las cocinas en forma de especias. Debemos tener en cuenta que, en este periodo de la historia, la variedad de alimentos era menor. Por lo que se volvía imprescindible complementar la dieta con ingredientes coadyuvantes. Asimismo, el uso de plantas medicinales con efecto antibiótico era extendido, especialmente entre las mujeres de la época.

De deportistas y guerreros

suplementos deportivos

Otro eslabón en la historia de los suplementos alimenticios son los atletas de la antigua Grecia, a quienes se les recomendaba consumir grandes cantidades de carne y vino (en tanto fuentes de proteína y antioxidantes) con el fin de mejorar sus performances deportivas.

Lo mismo sucedió con los guerreros y caudillos de todas las culturas, quienes recurrían a la toma de infusiones de hierbas y tónicos para incrementar su fuerza y su resistencia, y así mostrar una mayor destreza en escenarios de combate. Del mismo modo, estas sustancias tenían propiedades reconstituyentes que les ayudaban durante la recuperación de lesiones, tanto musculares como de otra índole.

El fisicoculturismo

Durante los inicios del siglo XX, los suplementos alimenticios se introdujeron en el campo del deporte y de la nutrición infantil como producto de la comprensión del funcionamiento muscular y el rol de las proteínas, grasas y carbohidratos en la nutrición.

Sin embargo, no será hasta mediados de siglo que, con la aparición del fisicoculturismo, estos productos comenzaran a popularizarse entre aquellos deportistas que anhelaban estos cuerpos esculturales. Ello demandaba que los entrenamientos fueran del todo intensivos y que los requerimientos nutricionales, inevitablemente, aumentaran.

Eugen Sandow, considerado el primer fisicoculturista moderno de la historia de Occidente, defendió en 1910 el control de la dieta para aumentar el crecimiento muscular. Posteriormente, Earle Liederman, también culturista, abogó por el consumo de jugo o extracto de carne para promover la recuperación muscular.

En 1950, aproximadamente, los suplementos deportivos comenzaron a comercializarse en el Reino Unido. La gran mayoría de ellos eran derivados de la leche y su principal dificultad residía en el hecho de que resultaban difíciles de mezclar y en su baja biodisponibilidad.

Más tarde, Irvin Johnson creó algunos polvos a base de proteínas provenientes del huevo y la leche para el consumo de los atletas. Así, el consumo de suplementos continuó creciendo, con sus aciertos y errores, hasta contemplar el gran suceso que supuso la comercialización de las vitaminas.

Descubrimiento y comercialización de vitaminas

descubrimiento de las vitaminas

A comienzos del siglo XX se descubrieron y aislaron todas las vitaminas que conocemos en la actualidad. Paralelamente, se llevaron a cabo numerosos estudios para comprender el rol su rol básico en el metabolismo. Así, en este momento histórico caracterizado por sus avances tecnológicos, las vitaminas concentraron gran parte de la atención científica.

La síntesis artificial de las vitaminas permitió que las mismas fueran administradas para el consumo de los seres humanos, dando lugar a su comercialización y a una modificación en el concepto de “suplemento”, que adquiriría entonces un respaldo científico.

Los avances tecnológicos del siglo XXI

Los avances tecnológicos y científicos han promovido el desarrollo de los suplementos alimenticios y propiciado su comercialización alrededor del mundo. A continuación, abordaremos dos de las innovaciones tecnológicas que aportaron un valor diferencial a la producción de suplementos dietarios:

1. La biotecnología alimentaria se encarga de evaluar, diseñar y producir alimentos de alta calidad nutricional. Sus técnicas permiten intervenir sobre su composición química y sus procesos de producción a fin de satisfacer las necesidades alimentarias de los consumidores y generar un impacto nutricional mayor.

Un gran ejemplo de los usos de la biotecnología son los probióticos: alimentos o suplementos a los cuáles se han añadido microorganismos vivos para incrementar el número de bacterias “buenas” que residen en el cuerpo humano, mejor conocidas como microbiota normal.

2.  La nanotecnología ofrece grandes aportes para el desarrollo de alimentos y suplementos dietarios innovadores. Sus técnicas se caracterizan por la medición, moldeamiento y control de sustancias en dimensiones minúsculas, permitiendo aumentar la eficiencia de la liberación y la absorción de sus componentes activos.

Actualmente, los consumidores – cada vez más informados – buscan productos capaces de beneficiar integralmente su salud. La nanotecnología contempla estas necesidades para producir sustancias que favorezcan la ingestión, la digestión, la absorción, la biodisponibilidad y la estabilidad del cuerpo.

Inclusión en la pirámide alimentaria por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria

Las nuevas Guías Alimentarias – elaboradas por más de 100 expertos en alimentación y salud – incluyen, dentro de la pirámide nutricional, a los suplementos alimentarios como una opción individualizada y sujeta a necesidades específicas. A su vez, se ha añadido, en la base de la pirámide, a otros elementos que condicionan el estado de salud integral de las personas, como lo son el ejercicio físico diario y el equilibrio emocional y energético.

En conclusión, los suplementos alimenticios tienen una larga historia detrás de sí. Al día de hoy, la ciencia cuenta con herramientas fundamentales para crear suplementos enteramente innovadores y eficaces que, por supuesto, deben ser administrados de acuerdo con las necesidades nutricionales de cada consumidor.

¡Hemos llegado al final de este artículo! Esperamos que lo hayas disfrutado y te invitamos dejarnos un comentario con tus impresiones y consultas. ¡Hasta la próxima!