El secreto para mejorar la cicatrización de heridas y quemaduras

Lo que nadie te ha contado acerca de ella
estrés oxidativo

Existe una combinación sinérgica de nutrientes y antioxidantes que ayudarán a regenerar las heridas y quemaduras con mayor facilidad, disminuyendo los tiempos de recuperación.

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos quemado o lastimado. Puede que nos hayamos quemado cocinando, con agua caliente o bien por estar expuestos a largas horas al sol. Y quien no se ha cortado con el cuchillo mientras cocinaba, o lastimado ante alguna caída. Por lo tanto hemos experimentado en menor o mayor medida el dolor, ardor y molestia que ocasiona una lastimadura o quemadura. Vestirnos puede convertirse en una proeza, al igual que dormir, ya que el simple hecho que la tela rose la herida o la quemadura nos hace ver las estrellas. También pueden verse limitados los movimientos ya que sentimos que se nos estira toda la piel. ¿Te ha pasado?

Las consecuencias a largo plazo de una herida o quemadura dependen de la magnitud y severidad de las mismas. Sin embargo, en todos los casos, para una correcta curación y cicatrización se debe evitar la aparición de  infecciones, regenerar los tejidos dañados, estimulando la producción de las células responsables de la reparación de todo tipo de tejidos y fortalecer el  sistema inmunológico. Si bien el tratamiento externo es fundamental, existe una combinación de nutrientes que pueden facilitar el proceso.

Lo más importante ante una herida o quemadura es promover la regeneración de la piel, el aporte combinado de colágeno hidrolizado junto con la vitamina C lo harán posible.

Más allá de la gravedad de la lesión, siempre se produce un proceso de inflamación, por lo tanto colaborar en evitarla o minimizarla sera fundamental. Los ácidos grasos, antioxidantes, la vitamina C y la vitamina E, colaborarán positivamente en la respuesta antiinflamatoria.

Cuando las heridas son muy graves o bien las quemaduras son de gran magnitud el cuerpo se exige muchísimo, provocando un estado de estrés, repercutiendo directamente sobre las defensas. El aporte combinado de antioxidantes presentes en el acai, mangostán, la naranja, arándanos, junto con el glutatión, vitamina C, selenio y zinc, ayudarán al cuerpo a disminuir el estrés generalizado.

Incorporar de manera conjunta todos los nutrientes que el organismo requiere es la parte fundamental para que se lleven a cabo todas las funciones metabólicas que colaborarán de manera directa e indirecta en la recuperación de la lesión. Brindar los nutrientes necesarios de manera conjunta y sinérgica favorecerá el correcto funcionamiento de manera integrativa. Los nutrientes se complementan unos a otros, maximizando su efecto en el organismo. Para potenciar los resultados,  asegúrate de incorporarlos todos juntos,y no solo alguno de ellos, ya que podría no generar el efecto deseado. ¿Te interesa saber cómo? ¡Escríbenos y te contamos!

Artículos relacionados

0 comentarios