¿Cómo estás de estrés del 1 al 10?

Como vivir sin estrés, sin estresarse en el intento
estrés oxidativo

El estrés acelera el envejecimiento y los procesos de enfermedad,  ayuda a liberar a tu cuerpo del estrés acumulado con una combinación de nutrientes y antioxidantes.

Sientes que el día nunca termina: te levantas, vas al trabajo, luego a tu casa, duermes y de nuevo otro día. Te vas a acostar resolviendo los pendientes de trabajo y lo primero que ves cuando te levantas es un mail de tu jefe pidiendo tareas que no sabes ni cómo vas a resolver. El cansancio empieza a ganarte, arrancan los dolores de cabeza, contracturas, por momentos tienes palpitaciones y sientes mucha fatiga. Estás envuelto en un estado de ansiedad y agitación que empieza afectar tu descanso, retroalimentando mucho más tu malestar.

El estrés es un estado que hoy en día se hace cada vez más presente, muchos de nosotros convivimos de manera “normal” con él sin saber las consecuencias que puede estar provocando en nuestra salud física y emocional. El estrés es el punto de partida a múltiples patologías ya que produce un debilitamiento del sistema inmune, aumenta de manera acelerada el estrés oxidativo, favoreciendo el envejecimiento prematuro, además de propiciar el ambiente para la aparición de múltiples enfermedades. La hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, depresión, problemas en la piel y hasta alteraciones menstruales, son algunas de las patologías y alteraciones que pueden manifestarse como consecuencia.

Favorecer el buen descanso, bajar las revoluciones y propiciar la relajación es clave en el manejo del estrés. Regular los niveles de melatonina, así mismo procurar cubrir con todos los requerimientos diarios de vitaminas y minerales son esenciales para equilibrar los estados de vigilia y descanso. La combinación de vitaminas del complejo B, el colágeno hidrolizado y el omega 3 colaboran en la conciliación del sueño, disminuyendo los despertares nocturnos, evitando los estados de vigilia, favoreciendo la capacidad de concentración y contrarrestando la debilidad y la fatiga. 

Los antioxidantes, como el glutatión, la vitamina C, y los presentes en el mangostán, arándano, naranja y acai, en combinación con el calcio y la vitamina E disminuyen el estrés oxidativo, condición presente de manera constante durante el estrés. 

La incorporación de colágeno es esencial para estimular la elasticidad y firmeza de los tejidos, fundamental para proteger al cuerpo de enfermedades como la hipertensión, obesidad, diabetes, insuficiencia cardíaca, en las cuales el debilitamiento de las paredes de los vasos sanguíneos es característico. La acción del colágeno, actuando de manera sinérgica con la vitamina C, potencia las funciones de regeneración que realiza el organismo durante las horas de sueño.

El estrés afecta de manera generalizada de manera directa e indirectamente prácticamente todos los órganos del cuerpo por lo tanto, brindar los nutrientes necesarios de manera conjunta y sinérgica favorecerá el correcto funcionamiento de manera integrativa. Los nutrientes se complementan unos a otros, maximizando su efecto en el organismo.Para potenciar los resultados,  asegúrate de incorporarlos todos juntos,y no solo alguno de ellos, ya que podría no generar el efecto deseado.. ¿Te interesa saber cómo? ¡Escríbenos y te contamos!

Artículos relacionados

0 comentarios