Ansiedad y depresión

estrés oxidativo

Has dejado de hacer ese hobby que tanto te gustaba o ya no frecuentas tanto a tus amigos. Todo el día te sientes triste, angustiado y hasta no tienes ganas de levantarte de la cama. Te irritas por todo, y sientes que por momentos tienes una ansiedad terrible. Te pasas todo el día durmiendo o toda la noche despierto. ¿Te está pasando?

Transitar estados de tristeza, angustia e irritabilidad pueden provocar a largo plazo el desarrollo de un trastorno de ansiedad o depresión, afectando la calidad de vida. Estar alerta a nuestro estado de ánimo, motivación, reacción y predisposición al enfrentar diversas situaciones es la clave para poder tomar las riendas de la vida y hacer un cambio. ¿Te gustaría saber cómo? Quédate leyendo

Ciertos nutrientes son responsables en la secreción de neurotransmisores, que son los mensajeros entre neuronas en el sistema nervioso, pudiendo influir en las capacidades de procesamiento de la información, el comportamiento y el estado del ánimo.

Para estimular la creatividad, favorecer los pensamientos y posteriormente el accionar, los omega 3 y 6, el colágeno hidrolizado y la vitamina C, los cuales combinándolos con las vitaminas del complejo B, el calcio, el magnesio y el antioxidante glutatión serán la mejor opción. 

Las vitaminas B12, B6 y B2 participan en innumerables reacciones enzimáticas que promueven la producción de energía por parte de las células, por lo tanto incorporarlas de manera diaria y combinada asegurará un correcto aprovisionamiento energético. Sumando mangostán, el cual incide en los procesos cognitivos y de concentración, junto con las vitaminas y minerales que aportan el acai, noni, nopal y shiitake, asegurará que  todos los procesos corporales se lleven de manera adecuada, aportando la energía adecuada necesaria para desarrollar las tareas diarias.

Favorecer el buen descanso, bajar las revoluciones y propiciar la relajación es clave en el manejo del estrés. Regular los niveles de melatonina, así mismo procurar cubrir con todos los requerimientos diarios de vitaminas y minerales son esenciales para equilibrar los estados de vigilia y descanso. La combinación de vitaminas del complejo B, el colágeno hidrolizado y el omega 3 colaboran en la conciliación del sueño, disminuyendo los despertares nocturnos, evitando los estados de vigilia, favoreciendo la capacidad de concentración y contrarrestando la debilidad y la fatiga. 

Los antioxidantes, como el glutatión, la vitamina C, y los presentes en el mangostán, arándano, naranja y acai, en combinación con el calcio y la vitamina E disminuyen el estrés oxidativo, condición presente cuando no se descansa lo suficiente, evitando en el largo plazo el envejecimiento prematuro.

Incorporar de manera conjunta todos los nutrientes que el organismo requiere es la parte fundamental para que se lleven a cabo todas las funciones metabólicas que colaborarán de manera directa e indirecta en la calidad del descanso. Brindar los nutrientes necesarios de manera conjunta y sinérgica favorecerá el correcto funcionamiento de manera integrativa. Los nutrientes se complementan unos a otros, maximizando su efecto en el organismo. Para potenciar los resultados,  asegúrate de incorporarlos todos juntos,y no solo alguno de ellos, ya que podría no generar el efecto deseado. ¿Te interesa saber cómo? ¡Escríbenos y te contamos!

Artículos relacionados

0 comentarios